Peligros Frecuentes En La Internet Y El Chat

Cada vez que un niño o un adolescente se conecta a Internet, se enfrenta a una serie de peligros muy concretos que siempre deben tenerse en cuenta por padres y tutores, antes de dejarlos conectar 

 Según un estudio de Panda Software, los riesgos más frecuentes a los que pueden enfrentarse los menores que acceden a Internet son los siguientes:

  • Entrada de malware en el ordenador. El malware utiliza muy diversas vías para propagarse, y no solamente el correo electrónico, los CDs, los disquetes, o las descargas desde Internet. Por ejemplo, otra forma muy sencilla de introducir virus en el ordenador es mediante sistemas de mensajería instantánea, ya que suelen permitir el envío de archivos entre los usuarios.

    Es posible que una persona haya recibido un archivo curioso -e infectado con un virus- y lo reenvíe a sus conocidos a través de este medio, o bien que el menor contacte con algún usuario que, haciendo uso de todo tipo de artimañas, consiga engañarle para que abra algún fichero que le ha enviado y que contiene un código malicioso. Esta técnica es muy utilizada por hackers para introducir puertas traseras en los ordenadores, y controlarlos de forma remota.

  • Acceso a contenidos inapropiados. Aunque en la actualidad se está observando una tendencia, por parte de los Gobiernos de muchos países, a regular los contenidos a los que puede accederse a través de la Red, la realidad es que cualquier menor con conexión a Internet puede ver todo tipo de información. Violencia, pornografía, páginas de incitación a la anorexia, al suicidio, al asesinato… pueden ser vistas sin ningún tipo de restricción.

    Además, no se trata de un asunto que dependa únicamente de la voluntad del menor por ver ese tipo de páginas; muchas páginas de temáticas que nada tienen que ver con las ya mencionadas muestran pop-ups (o ventanas emergentes), con todo tipo de contenidos -principalmente pornográfico-

  • Contactos con usuarios desconocidos a través de chat, o de correo electrónico. Aunque la gran mayoría de los usuarios de los sistemas de chat existentes (web chat o IRC) son personas con la mejor intención del mundo, desgraciadamente existen algunos (cada vez más numerosos) que utilizan este tipo de conversaciones en tiempo real para llevar a cabo todo tipo de delitos.

    En algunos casos tratan de engañar a los menores para conseguir datos personales y bancarios, como números de cuentas, de tarjetas de crédito, passwords… Otras veces se trata de pederastas en busca de presas fáciles.

    A este fin intentan hacerse pasar por personas de la misma edad y con las mismas inquietudes, para sonsacarles todo tipo de información y, posteriormente, concertar un encuentro personal.

  • Compras descontroladas. El desarrollo del comercio electrónico ha hecho posible que, a través de la Red, pueda adquirirse cualquier tipo de bien o servicio. Desde un coche de lujo hasta una vuelta al mundo con alojamiento en los hoteles más lujosos se encuentran a disposición de los usuarios que puedan comprarlos.

    Sin embargo, la fiabilidad de la mayoría de estas transacciones sería muy discutible, en el sentido de que cualquier persona, independientemente de su edad o condición, puede hacer compras online sin ningún problema.

    Tan solo son necesarios unos cuantos datos, entre los que se incluyen números de cuentas bancarias o de tarjetas de crédito. Por ello, uno de los problemas derivados de la conexión de los niños y adolescentes a la Red es que puedan efectuar compras sin el conocimiento de sus padres, lo que podría llegar a causar enormes problemas para la economía familiar.

  • Las soluciones al problema

    Los peligros a los que los menores se enfrentan a la hora de conectarse a la Red son muy graves. Sin embargo, en ningún caso sería recomendable prohibir el acceso de los niños y adolescentes a Internet, sobre todo porque ésta va ocupando cada vez más parcelas de la vida cotidiana.

    Por ello, y como sucede con cualquier otra herramienta de uso habitual, es necesario conocerla a fondo y aplicar las medidas adecuadas para evitar cualquier percance, entre las que destacan la formación y la utilización de herramientas de prevención.

    La formación es clave no solamente para los menores, sino también para quienes supervisan el uso que éstos hacen de la Red. Es necesario informarse tanto sobre la aparición de nuevas amenazas, como de las técnicas que usan los ciberdelincuentes para cometer sus fechorías. Asimismo, debe explicarse a los menores tanto las ventajas como los riesgos de Internet, de forma que tomen conciencia de que las amenazas de la Red son reales, y pueden ser víctimas de ellas en cualquier momento.

    Al mismo tiempo, deben confeccionarse una serie de normas de obligado cumplimiento para los niños y adolescentes que hacen uso de Internet, como las siguientes:

  • Marcar horarios y duración de las conexiones

  • No proporcionar nunca datos personales a través de la Red

  • No aceptar material enviado por desconocidos, y no ejecutar ningún archivo de procedencia dudosa

  • No citarse con personas desconocidas

  • No efectuar nunca compras online sin consultar antes a sus padres

    En cuanto a las herramientas de prevención que deben instalarse en cualquier sistema desde donde un menor puede conectarse a la Red, pueden mencionarse las siguientes:

  • Firewalls personales. Estas aplicaciones, que controlan en todo momento el tráfico que circula por los puertos del ordenador, pueden evitar tanto los ataques directos realizados por usuarios maliciosos, como aquellos que se llevan a cabo mediante aplicaciones malware.

    Estas pueden servir para realizar múltiples acciones en los sistemas, si bien una de las más frecuentes es el robo de datos confidenciales. En el caso de que un malware tipo troyano, spyware o keylogger intente enviar información robada a un hacker, el firewall lo detectará bloqueando la salida de los datos.

  • Software antimalware convenientemente actualizado. Tener instalado un antivirus en el sistema previene los ataques de virus, programas spyware o cualquier otro malware que pueda ser recibido a través de correo electrónico, mensajería instantánea, páginas web o cualquier otra vía.

    Muchos ejemplares de malware están diseñados para abrir puertas traseras en los sistemas o para robar datos confidenciales, por lo que evitar su ataque es fundamental para preservar la seguridad de los menores en sus accesos a la Red.

  • Sistemas de control parental. Para evitar que los menores puedan visualizar contenido no apropiado, lo más aconsejable es contar con algún sistema de control parental que permita decidir a los padres a qué contenidos pueden acceder sus hijos. De esta manera, puede -por ejemplo- restringirse el acceso a páginas con contenido pornográfico, a tiendas online, etc.

    En la actualidad, existen varias suites de seguridad en el mercado que integran todas las herramientas mencionadas. Un ejemplo es Platinum Internet Security 2005, que integra la tecnología antimalware más avanzada -que detecta y elimina virus, gusanos, troyanos, dialers, spyware, adware y spam o correo basura- , así como un firewall personal y un eficaz sistema de control parental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: